Suscribe tu e-mail y recibe las mejores Fotos y videos

Stephanie OrúeLa actriz de 23 años cuenta su experiencia en “La vigilia”, su primera incursión en el cine. Se describe como una persona “competitiva” y no se conforma con poco: “Yo entré a ‘El gran show’ para ganar”.

Siempre supo que lo que quería hacer era ser actriz. Lo que no se imaginó es que todo pasaría tan rápido. Que en un abrir y cerrar los ojos saltaría de las tablas a los sets de televisión, y de estos a la pantalla grande.

Egresó del TUC recién hace tres años, pero casi ni se inmuta cuando le recuerdo este triple paso a manera de trote. Y es que así es Stephanie Orúe: sencilla y humilde, pero decidida y competitiva con ella misma.

Ha pasado por obras teatrales como “La Chunga” y “El mentiroso”, entre otras. En la pantalla chica ha participado en series como “Los exitosos Góme$”, “Clave uno: médicos en alerta”, “La fuerza Fénix” y varias otras.

Nos encontramos en el Parque de la Exposición, a no muchos metros del recientemente reinaugurado Museo de Arte de Lima. No resulta gratuito. Ella es una artista completa: actúa, ahora baila y le quita el sueño el canto, su primer amor artístico, algo en lo que asegura que incursionará de todas maneras.

Viste ropa deportiva porque en menos de una hora debe estar en el Canal 4 para ensayar la coreografía que presentará en “El gran show” este sábado, pero su mejor momento –el actual- va más allá del baile. Este 28 de octubre se estrena “La vigilia”, su ingreso al cine.

¿Qué tal la experiencia trabajando con Augusto Tamayo y Gianfranco Brero en esta película?
Ha sido gratificante, no solo por ser mi debut en el cine, que eso ya es una experiencia alucinante para cualquier actor, sino porque empezar de la mano de Augusto y Gianfranco ha sido maravilloso, he aprendido mucho, me he sentido muy segura en cuanto a la dirección y también teniendo a un compañero como Gianfranco.

Augusto me comentó en una entrevista que le hice hace poco que Gianfranco también hacía de maestro…
En la etapa previa al rodaje tuvimos dos semanas de ensayos, nos estábamos conociendo. Ahí fue que él tomó ese lado de maestro. De los ensayos prácticos que teníamos salieron varias escenas. Augusto llegaba, le mostraba lo que había hecho y se quedaba sorprendido, porque no había visto ese lado de la escena.

Contaste una vez que para interpretar a este personaje te juntaste con gente de La Victoria.
Lo que yo hice en realidad fue hacerme amiga de gente que conocía estos lugares, gente que vivía por mi casa. Ellos me ayudaron un montón. Uno en especial, Gino, era mi diccionario, porque el guión fue escrito hace 5 ó 6 años, entonces las jergas eran antiguas. Yo iba donde Augusto y le decía como se dice ahora. Las jergas han sido ingredientes que yo le he puesto.
Fuimos por las noches a La Victoria y estuve en medio de una batida (no se la llevaron). Estaba con mi primo en la casona de mi abuela y nos sentamos a ver. Yo quería mirar, escuchar, hablar con la gente. Entonces llegó la batida y se querían llevar a todos. Los policías me miraron y tenía cara de asustada. Luego los demás salieron y todos llegaron de nuevo de la comisaria. Fue una experiencia locasa.

“TODOS MIS PERSONAJES TIENEN ALGO DE MÍ”
Para los papeles que haces en televisión, teatro, recurres a lo mismo, a vivirlos antes?
Yo, que he estudiado en el TUC, siento que tengo muchos referentes, muchas tácticas para poder llegar a un personaje. En este caso era necesario que lo viva para poder interiorizar y sentirme una chica así (marginal), pero para otros no lo siento necesario. Por ejemplo, para el de “Los Exitosos Góme$” no tuve necesidad de tener una experiencia en el maquillaje. Ahí yo fui consciente de que debía improvisar, era algo que me pidió el director, que me dijo que Gianella (Neyra) es una persona muy mosca, que improvisa mucho. Yo nunca había improvisado en TV, eso fue lo nuevo que cogí en esa serie.

Has trabajado en TV, cine y teatro. ¿En dónde te sientes más cómoda?
En los tres. Me encanta el teatro, me encanta la TV. Sé que esta tiene pros y contras, te puede volver mediocre, facilista, porque las escenas se cortan, pero si tienes un director exigente igual vas a sentir que quieres hacer una escena completa, sobre todo si es fuerte. Las tres son ramas distintas, pero igual te llevan a una sola cosa, igual estás viviendo ese momento.

Y fuera de la actuación, ¿qué tan diferentes son estos tres mundos?
Hay una gran diferencia. Por ejemplo, a nivel de producción, en teatro yo he apoyado en luces, he barrido el teatro, cada uno es responsable de tus cosas. En la televisión es distinto: apenas llegas ya hay alguien esperando, que te apura, es loquísimo, es raro sentir que hay tantas personas detrás de ti. En el teatro hay más unión, todos nos apoyamos, todos nos amanecemos, nos morimos de sueño. En el cine es como si fuese un cuadro, todos tenemos que cuidarlo porque es bonito, es más ritual, más pegado al teatro.

En “La vigilia” haces un desnudo; en la obra “La Chunga”, el año pasado, también. ¿Te fue muy difícil interpretar esas escenas?
Totalmente difícil. A Dios gracias hasta ahora no ha habido ningún comentario destructivo, como “Esta chica que se calatea”, pero yo me siento tan segura, lo he hecho con tanta convicción, con tanto amor. De verdad ha sido difícil pero me he sentido muy protegida en ambos desnudos (el de la obra teatral fue semidesnudo, en realidad). Han sido bien justificados. En “La Chunga” no decía ‘Mechita se desnuda’, pero no fue mi deseo de calatearme, fue un aporte importante para la obra.

Y ahí también besas a una chica, a Mónica Sánchez…
Eso fue difícil por la vergüenza. En los ensayos era como que ‘Bueno y pasa eso’, pero tuvimos una gran química con Mónica. Fue Mónica actriz y Mónica amiga. Entonces en el momento que nos dimos el beso yo no sentí nada, supe que era ‘Mechita’ besando a la ‘Chunga’, de ahí ya era normal.

Entre los personajes que has hecho, ¿con cuál te identificas más?
Creo que cada personaje tiene algo de mí. Me identifico con todos, porque con todos en el momento que me ha tocado interpretarlos he sacado algo de mí que en ese momento resaltaba, por eso lo interpretaba de esa manera. ‘Mechita’ la hice en un momento en el que sentía que estaba pasando de niña a mujer, en lo personal y en lo profesional, y justamente en la obra el personaje sufría un cambio. Así te puedo decir con todos los personajes que me ha tocado interpretar.

”YO HE ENTRADO A “EL GRAN SHOW” PARA GANAR”
Así como le está yendo bien en la pantalla chica y muestra su nueva faceta en el cine, en el baile no se está quedando atrás. Han pasado varias semanas desde el inicio de la nueva edición del ‘reality’ de Gisela y Stephanie cada vez obtiene mejores puntajes.

Hablemos de “El gran show”. ¿Qué tan difícil te ha sido aprender las coreografías?
Sí ha sido difícil. Cuando me llamaron yo dije “Qué bacán, yo quiero eso”. Pero en el primer ensayo dije “Dios mío, ¿en qué me he metido?”. Es un sacrificio total. Yo soy deportista, voy al gimnasio todos los días, pero el entrenamiento de un bailarín es diferente. Yo hago pesas, esas cosas, pero eso no sirve para un bailarín. Sentí dolores, me he golpeado. Me gusta bailar, pero tampoco es que quiera ser bailarina. Y ahora que ya vamos llegando a la recta final el jurado es más observador, más detallista, quieren algo más perfecto. Y a la vez nosotros nos imponemos metas más altas: si hemos sacado 9 ahora queremos 10, y si sacamos menos nos deprimimos.

¿Qué tan optimista te ves en el ‘reality’? ¿Eres competitiva?
Soy recontra optimista. Cuando el productor me llamó le dije “Yo voy a ir a ganar”. Soy competitiva, pero conmigo misma, con mi trabajo, no me fijo en los demás. No estoy pensando en si alguien está ensayando más que yo, estoy pensando en mí.

¿Qué tal el ambiente? ¿De quién te has hecho más amiga?
De mi soñador. El ambiente en general es A1, la producción nos trata muy bien, nos cuidan mucho. Con los coreógrafos también nos llevamos muy bien.

¿Cómo es la relación con Gisela? ¿Está con ustedes en los ensayos?
Físicamente no está mucho durante la semana. Yo la habré visto dos o tres veces fuera de los sábados. Pero sí se siente el nombre de Gisela como la cabeza. El show es Gisela.

“SOY UNA PERSONA APASIONADA EN TODO LOS ASPECTOS DE MI VIDA”
¿Qué expectativas tienes para el futuro? ‘Alguna gran meta?
Yo quiero seguir actuando toda mi vida, quiero seguir creciendo. Si yo sigo creciendo como persona voy a seguir creciendo como actriz. Yo quiero ser la mejor actriz, quiero que se me considere una buena actriz, que se me respete. Y también quiero cantar, es otra de mis metas, me gusta. Quiero seguir creciendo, voy a morir haciendo teatro.

¿Qué tipo de música te gusta cantar?
Aún no sé cuál sería mi ritmo. A mí me gusta el blues, jazz, también la música criolla, pero no sé cuál será mi registro vocal. Estuve en clases de canto pero tuve que dejarlo rápido, estuve un mes. Aún no sé cuál es mi estilo. Nunca he cantado profesionalmente, solo una vez en la obra “El mentiroso”.

Pero sientes que es algo que está pendiente…
Por supuesto, está pendiente totalmente y lo voy a hacer.

¿Cómo llevas tu vida privada? ¿Tienes tiempo para tu familia?
Cuando he hecho teatro y TV a la par es difícil, pero mi familia me apoya un montón. Mi mamá me idealiza, mi papá me dice mis errores. Ahora con “El Gran show” también es difícil porque es absorbente, pero estoy joven, por lo que no me estoy preocupando por eso. Sé que mi mamá y mi papá están ahí. Siento que me están dejando volar, siento que estoy volando.

¿Cómo tomaron las escenas de desnudo?
Mi mamá confía mucho en mí y en mi criterio. Sabe que la gente con la que he estado trabajando es seria. Sí les conversé desde un principio sobre estas escenas y me dijeron “Uy, qué fuerte, pero ¿qué tal el papel?”, y yo como estaba alucinada con el papel de la chica marginal, una experiencia nueva, entonces ellos dejaron que yo tome mis decisiones. Yo no les consulto, les digo que me ha tocado esto y me preguntan si lo voy hacer. Mi relación con ellos es de amigos.

¿Tenías enamorado en el momento de esas grabaciones?
No, pero ahora sí. Yo nunca me había enamorado, nunca había sentido una cosa tan fuerte, ahora recién estoy con alguien con quien ya estoy sintiendo cosas más fuertes. Y es difícil manejar un poco eso.

Él sabe que eventualmente puedes volver a interpretar personajes así o realizar escenas como esas…
Por supuesto. Esta persona sabe que en mi trabajo no se va a meter nunca. Pero siempre me va a decir lo que piensa. Siempre es bueno que uno tenga un compañero. Uno no puede solo dedicarse al trabajo, siempre hay un vacio. A este compañero le consulto cosas y me apoya.

Por lo que me cuentas no parece que sea alguien del medio…
No, para nada.

¿Cómo eres en la vida cotidiana, fuera de como se te conoce actuando?
Yo tengo un carácter bien difícil… Soy sencilla, así como me ves, no me gusta mucho estar maquillada. Cuando alguien me dice para una entrevista, yo digo “Ay, qué chévere”, pero luego “Uy, ahora tengo que ponerme ropa bonita” y me da flojera arreglarme para algo. Me gusta hacerlo cuando me provoca. Soy antojada y extrovertida. Soy apasionada e intensa en todos los aspectos de mi vida.

YouTube Preview Image
TUS COMENTARIOS

Jennifer Aniston a la prensa ”No estoy embarazada, estoy harta”

En una carta abierta, Jennifer Aniston arremetió contra el supuesto acoso que comete en su contra la prensa de espectáculos […]

Taylor Swift recaudó US$170 millones en el 2015 según Forbes

De esta forma, la joven cantante superó al reconocido grupo británico One Direction, que logró US$110 millones por sus trabajos […]

Rubén Aguirre falleció el Profesor Jirafales de El Chavo del 8

Rubén Aguirre, más conocido como el ‘Profesor Jirafales’ en el programa humorístico mexicano el Chavo del 8, falleció a los […]

Ashton Kutcher y Mila Kunis esperan a su segundo hijo

Representante de la actriz de “Ted” confirmó que la pareja de actores serán papás nuevamente Ashton Kutcher y Mila Kunis […]


TAG CLOUD

POPULAR