Suscribe tu e-mail y recibe las mejores Fotos y videos

Marc AnthonyEl salsero llegó una vez más y como de costumbre hizo que nuestra ciudad sucumbiera ante su talento.

Llegó confiado a la cita. Estadio de San Marcos, noche fría, 9: 38 p.m. Traje negro, lentes oscuros. Antes de él estuvieron dos más (Anna Carina Copello y Dragón y Caballero) y sirvieron como aquellos previos anticipados cuya misión (la cual cumplieron a la perfección) es calentar el ambiente. Y así nos dejaron: esperando más, esperando lo mejor, el plato fuerte, la estocada final. Por un momento se hizo el silencio. Se apagaron las luces. Luego se encendieron. Se escuchó un acorde y por fin, luego de tanta espera, él se hizo ver. Comenzó la faena, musical claro está.

Marc Anthony ya no es aquel primerizo que viéramos por primera vez hace 20 años. Marc nos conoce y sabe exactamente qué puntos tocar para llevarnos a la gloria. Marc es un compañero experto, 100% eficaz, aquel que sabe, tras una infinidad de encuentros anteriores, con quién está y por eso no tiene que explotar en halagos sin razón ni caricias sin rumbo. Marc va de frente, sin rodeos, sin miramientos y sin tapujos.

Comenzó a moverse y sí que lo sabe hacer, otra característica que distingue al buen compañero. Su ritmo cadencioso tuvo eco, por supuesto. Moviéndose sin parar, gozando sin tregua, así veíamos a Lima: sudorosa, pero complacida. “Aguanile”, aquella canción que alguna vez le escucháramos a Héctor Lavoe, le cantó para comenzar la noche. Lima la estaba pasando bien, pero la primera contracción de placer, el primer espasmo de gozo, no llegó hasta “Vivir lo nuestro”, la tercera estocada (musical) de la noche. Lima explotó por primera vez.

“Me siento como en casa. Ya saben… Hemos compartido tantos años”, dijo con una sonrisa pícara en los labios. Una bandera le llegó desde el público. La tocó, la besó, la abrazó. La gente aceptó el elogio, lo aplaudió.

Marc daba, ella recibía gustosa. “Valió la pena”, le dijo, Lima asintió con la cabeza, con los hombros, especialmente con los pies. ¿Pero qué se había creído? No lo iba a soltar así de fácil. Le reclamó por más, él aceptó sin chistar. Otra característica que define al buen partner: el saber ceder. “¿Qué precio tiene el cielo?”, le preguntó, ella no contestó, siguió moviéndose, ese era, por ahora, su deber. “Qué cante mi gente” le gritó. La contracción se hizo más fuerte. El final estaba cerca.

“Tu amor me hace bien”, le confesó. Ella no pudo más. Gritó, se movió y hasta saltó. Llegó al éxtasis. Él la miro a los ojos, se despidió. Se apagaron las luces, todo terminó. Y se fue, sin mirar para atrás. Ella pidió más, es insaciable, pero sabía que él lo había dado todo y por eso estaba contenta.

Y así fue la presentación de Marc Anthony: corta, pero intensa. No duró más de una hora y media, pero las cerca de 20,000 almas que allí se congregaron gozaron y eso es siempre lo que cuenta. “En la repetición está el gusto”, dicen. Estamos seguros que regresará, aunque tenga a una infartante mujer en casa. Sea como sea Marc siempre vuelve por más.

 

Fuente: El Comercio

TUS COMENTARIOS

Jennifer Aniston a la prensa ”No estoy embarazada, estoy harta”

En una carta abierta, Jennifer Aniston arremetió contra el supuesto acoso que comete en su contra la prensa de espectáculos […]

Taylor Swift recaudó US$170 millones en el 2015 según Forbes

De esta forma, la joven cantante superó al reconocido grupo británico One Direction, que logró US$110 millones por sus trabajos […]

Rubén Aguirre falleció el Profesor Jirafales de El Chavo del 8

Rubén Aguirre, más conocido como el ‘Profesor Jirafales’ en el programa humorístico mexicano el Chavo del 8, falleció a los […]

Ashton Kutcher y Mila Kunis esperan a su segundo hijo

Representante de la actriz de “Ted” confirmó que la pareja de actores serán papás nuevamente Ashton Kutcher y Mila Kunis […]


TAG CLOUD

POPULAR